Rabietas

Todos hemos presenciado o vivido la escena. Estamos tranquilamente en la caja del supermercado cuando, de repente, el precioso angelito que va detrás nuestra (o nuestro precioso angelito) se tira al suelo, llorando, chillando, con la cara roja y llena de mocos.

¿A que os suena? Pero, si todos lo hemos visto, presenciado o vivido, puede que no sea algo propio de niños consentidos o mal educados. ¿A alguien se le ha ocurrido pensar que pueda ser un comportamiento normal y característico en los niños pequeños?

¿QUÉ SON LAS RABIETAS EN LOS NIÑOS?

La “rabieta”, “pataleta”, “berrinche” es la forma en la que denominamos la ira de los niños, a la expresión de su frustración.

Es una liberación incontrolable de ira, que tiene unos minutos de duración, durante la cual el niño muestra uno o más de los síntomas siguientes: Chillidos, llantos, pataleo, mordiscos, manotazos, lanzamiento de objetos, insultos o incluso golpes en la cabeza.

¿A QUÉ EDAD SON FRECUENTES LAS RABIETAS?

Entre 12 y 18 meses empiezan a manifestarse los arrebatos emocionales que llamamos rabietas, que tendrán su punto álgido a los dos años e irán disminuyendo, suavizándose hasta los 6 años.

Por lo tanto, las rabietas se consideran normales durante toda la primera infancia, aunque no todos los niños pasan por esta etapa con la misma intensidad. Mientras que algunos son totalmente insoportables durante este periodo, otros sólo tienen berrinches de vez en cuando. Sin embargo, la ausencia total de pataletas solo se da en contadas ocasiones.

¿POR QUÉ SE PRODUCEN LAS RABIETAS?

Ya sabemos que las rabietas se inician entre los 12 y 18 meses, ¿qué ocurre a esa edad?

El hito más importante del desarrollo durante ese tiempo es la deambulación, el niño empieza a andar solo y quiere verlo todo, explorar, experimentar, y se encuentran con los primeros NO. ¡NO cojas eso! ¡el enchufe NO se toca!, porque a ver, nuestros niños vienen preparados para que les de miedo una serpiente (que será poco probable que vean) pero no un enchufe. Para saber más sobre miedos infantiles pincha aquí.

A medida que crecen empiezan a tener más independencia y quieren hacer las cosas por sí mismos, a adquirir autonomía. Quieren apañarse solos, pero sus ganas son mayores que sus capacidades y fracasan. Quieren vestirse solos, pretenden realizar grandes empresas pero no pueden. Sin hablar de la oposición que encuentran en los mayores, por pura comodidad de hacerlo todo rápido, impidiendo el desarrollo y recibiendo como premio un berrinche.

También empiezan a adquirir conciencia de sí mismos como individuos y a vislumbrar posibilidades personales que antes hubiesen sido impensables, “puedo tomar decisiones”. Pero no quieren ensayar sólo algunas decisiones, quieren asumirlas todas, y como no entienden de dinero, tiempo… una y otra vez les decimos NO. Si quieren ir al parque, le decimos “NO cielo, está lloviendo”, si quieren ver sus dibujos, “NO, aún no es la hora”. Pero ellos consideran nuestra toma de decisiones tan arbitrarias como las suyas propias. No creen que existan grandes razones detrás de ellas.

Y así, van acumulando pequeños fracasos a lo largo del día. Los niños no explotan con cada revés que sufren, sino que probablemente sea la decisión número 15 que no les ha sido posible tomar, la décima tarea que no les ha salido y la vigésima vez que no les hemos dejado hacer algo por sí mismos.

El niño de dos años, punto álgido de la rabieta, cuyo lenguaje no se encuentra desarrollado o resulta muy poco elaborado, no puede expresarse de otra forma su frustración que a través de medios físicos, a través de la rabieta. Pero es un mal que se atenúa con el tiempo, a medida que crecen y se desarrolla el lenguaje, si tienen buenos modelos, irán aprendiendo a canalizar su frustración a través de la comunicación. Esta es la razón por la que cuando se van expresando con más claridad, aprenden mejor el funcionamiento del mundo y son más autónomos las rabietas disminuyen, siendo poco probables a partir de los 6 años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s