¿Por qué los gobiernos invierten en Educación Infantil?

Este escrito responde a dos cuestiones fundamentales:

¿Por qué el estado decide invertir en Centros Infantiles en vez de fomentar los permisos por maternidad/paternidad? y ¿Por qué en los criterios de admisión se favorecen a los niños pertenecientes a minorías desfavorecidas o con minusvalías?

El economista y premio Nobel Heckman (Heckman, 2006) sostiene que, al menos en el caso de los Estados Unidos, una educación y atención de gran calidad en la primera infancia constituye una de las pocas medidas políticas eficaces para mejorar las oportunidades socioeconómicas de las comunidades (minorías) desfavorecidas y, por lo tanto, de la sociedad en su conjunto. Basándose en un análisis de costes y beneficios de la educación y atención preescolares y en medidas políticas alternativas destinadas a aumentar la equidad, Heckman demuestra que los beneficios de la inversión en educación disminuyen cuanto más tarde se aplican dichas medidas. La educación y/o atención infantil de alta calidad, si se proporciona a gran escala y en “dosis” suficiente, fomenta tanto el desarrollo de competencias escolares en las áreas de lenguaje, lectoescritura, matemáticas y ciencias, como el de las competencias socio-afectivas relacionadas con el aprendizaje, especialmente la autorregulación y la sociabilidad, en los niños pequeños (McClelland et al., 2006). Cuanto mejor preparado esté el niño desde el principio, más eficaz será la educación escolar.

La primera infancia es un periodo especialmente delicado en el desarrollo infantil. Existe una amplia gama de factores socioeconómicos que pueden ejercer una considerable influencia negativa en el desarrollo psicológico del niño y en sus oportunidades de éxito en la escuela. Entre ellos se incluyen: la pobreza; la pertenencia a clases sociales desfavorecidas; el bajo nivel de instrucción y el analfabetismo de los padres; y las tradiciones religiosas asociadas a unos hábitos culturales en los que la alfabetización no se valora debidamente. Si bien situaciones tales como la escasez de ingresos o la pertenencia a minorías étnicas no son en sí mismos factores negativos determinantes, la combinación de ambos sí puede acarrear graves consecuencias para el desarrollo infantil.

Por lo tanto resulta a la vez más eficaz y más equitativo invertir en educación en etapas tempranas: corregir los fracasos más tarde no solamente es poco equitativo, sino comparativamente mucho menos eficaz. Esto se debe no solo a que la educación infantil facilita los aprendizajes posteriores, sino también al hecho de que, tal como demuestran las investigaciones, puede producir beneficios socioeconómicos considerables, principalmente para los niños y niñas desfavorecidos.

Además, en la mayoría de los países la tasa de empleo femenino se vincula claramente a la edad de los hijos. En el caso de los varones, en cambio, la existencia de un hijo y su edad no influyen en su tasa de actividad profesional, que es sistemáticamente superior a la de las mujeres. En cambio, las madres suelen ralentizar su actividad laboral cuando tienen al menos un hijo menor de 3 años, tendencia que se mantiene en mujeres con hijos de entre 3 y 6 años. Una vez que el niño más pequeño alcanza los 6 años, la mayoría de las mujeres europeas se declaran laboralmente activas o dispuestas a incorporarse al mercado de trabajo. Este fenómeno puede explicarse en parte por la escasez de oferta educativa o de atención a niños de esas edades.

La conclusión de todos estos estudios es la recomendación de invertir en educación infantil de calidad, como medio eficaz para sentar las bases del aprendizaje posterior, prevenir el abandono escolar,  favorecer la la igualdad en los resultados, incrementar los niveles generales de competencia y favorecer la incorporación de la mujer al mundo laboral.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s