A partir de los 6 meses: Alimentación complementaria, la introducción de los alimentos.

Alimentación complementaria

¿Qué es la alimentación complementaria?

Durante los 6 primeros meses la Organización Mundial de la Salud recomienda alimentar al bebé exclusivamente con leche materna. A partir de los 6 meses, la leche resulta insuficiente para proporcionar a los niños todos los nutrientes que necesitan para desarrollarse, por lo que la leche materna se complementa con otros alimentos no lácteos, entrando en la etapa denominada alimentación complementaria. Llamada así porque la base de la alimentación del bebé debe seguir siendo la leche materna y los alimentos complementar la necesidades nutricionales del bebé.

¿Qué alimentos introducir?

La secuencia aconsejada por los pediatras es la siguiente:

6 meses:      

Cereales sin gluten: arroz, maíz, soja y tapioca.

Fruta: pera, manzana, plátano y naranja.

Verduras: judía verde, puerro, calabacín y calabaza, evitando las hojas verdes (espinacas y acelgas) y la remolacha, por su alto contenido en nitratos.

Pollo.

7 meses:

Ternera, alternándola con el pollo en el puré del medio día.

8 meses:

Cereales con gluten: trigo, cebada, centeno y avena. Por lo tanto, ya podremos introducir el pan y las galletas que contienen gluten.

9 meses: 

Cordero.

Jamón York.

Otras verduras: tomate, cebolla, guisantes.

Otras Frutas: mandarina, melón, uva, sandía, evitando aún las frutas rojas (cerezas, fresas, melocotón…) y las tropicales (kiwi, papaya).

Yogur natural sin azúcar como postre lácteo.

9 meses y 1/2:  

Pescado blanco: merluza, gallo, lenguado, rape, fletan, halibut…, alternándolo con la carne en el puré de medio día.

10 meses y ½:

Yema de Huevo cocida y triturada, añadida al puré del medio día, de 2 a 3 veces por semana.

12 meses:

Clara de huevo: El huevo entero cocido. Una vez introducido el huevo entero en su forma cocida se podrá ofrecer una tortilla para comprobar su total tolerancia.

Pasta: después de introducir el huevo pues muchas de ellas lo llevan. En forma cocida y triturada en el puré o como sopa en la cena.

13 meses:            

Legumbres en el puré de medio día ( 2 veces en semana) garbanzos ó lentejas.

15 meses:

Pescado azul.

¿Cómo introducir los alimentos?

Para evitar un descenso de la producción de leche en la madre y que continúe siendo ésta la base de la alimentación del bebé, la recomendación actual es dar primero el pecho y después la comida, como complemento, y no al revés como se venía haciendo hasta ahora.

La introducción de los alimentos debe hacerse de forma progresiva, partiendo de la leche materna (o leche de continuación a la que esté acostumbrado el bebé), mezclándola con una pequeña cantidad del alimento que queramos introducir e ir aumentando la cantidad. De esta forma, el bebé no extraña el nuevo alimento.

Ejemplos;

  • Si el pediatra nos aconseja empezar introduciendo la fruta, mezclaremos un cuarto de pera madura con la leche. P.D.: Conviene dejar la fruta unos días fuera del frigorífico antes de su consumo.
  • Si introducimos los cereales, será conveniente empezar con una pequeña cantidad (1/2 cucharadita) para ir aumentando la dosificación de forma paulatina.
  • Al introducir el pollo, empezaremos con 15-20 g, aumentando progresivamente hasta 40- 50 g al año de edad.

Los alimentos nuevos debemos incorporarlos paulatinamente, dejando pasar 3- 4 días entre alimento y alimento, y de 10 a 15 días entre grupos de alimentos (frutas, verduras, carnes y cereales), así podremos detectar con facilidad si existe alguna intolerancia.

No es conveniente introducir un alimento nuevo por la noche, como por ejemplo los cereales, hasta que estemos seguros de que no produce malestar en el niño.

Al iniciar la alimentación complementaria debemos empezar a ofrecerle agua, no manzanilla o zumos artificiales.

Es posible que cuando empecemos la introducción de nuevos alimentos el bebé se estriña, un poco de zumo natural le ayudará. Para evitarlo, incorpora a su alimentación frutas no astringentes, como la pera o la naranja.

La temperatura idónea a la que deben estar los alimentos que les ofreces a tu bebé es la misma a la extrae la leche materna, es decir, igual a la temperatura corporal. Para comprobarlo deja caer un poco de comida en el reverso de tu muñeca, sólo deberías notar presión.

No abuses de la comida prefabricada (potitos). Los niños que aprenden a comerlos de forma continuada se resisten a comer alimentos distintos. Sin embargo, son útiles, seguros y cómodos cuando tenemos que salir fuera de casa. Por lo tanto, acostumbra a tu bebé a consumirlos una vez por semana, preferiblemente a temperatura ambiente, así no tendrás ninguna dificultad para que los tome en cualquier circunstancia.

Procura no dar a tu hijo alimentos transgénicos. Para esto te facilitamos la Guía roja y verde de alimentos transgénicos de Greenpeace, en la página 6 encontrarás los relativos a la alimentación infantil.

¿Cómo dar de comer al bebé?

Sus primeras papillas conviene darlas en brazos. Ten en cuenta que hasta ahora le has alimentado en tu regazo, ¿por qué de pronto cambiarlo todo? Poco a poco irá teniendo control sobre su tronco y aprenderá a sentarse (a partir de los 6 meses), momento en el cual ya podremos ponerlo en su silla/trona.

Al introducir por primera vez una cuchara en la boca del bebé procura que sea una cuchara blandita y pequeña, adecuada a sus necesidades. En un inicio, el bebé, acostumbrado a una alimentación continua (la del pecho de su mamá o el biberón) se frustra mucho en el ir y venir de la cuchara. Él lo vive como si le diésemos el pecho o el biberón y se lo volviésemos a quitar, dar, quitar… Hasta que se acostumbre a este nuevo utensilio y forma de comer, podemos disminuir su frustración poniéndole el chupete cuando le quitemos la cuchara. En unos días aprenderá a usar la cuchara y ya no será suficiente continuar con ello.

Deja que tu bebé aprenda a vaciar la cuchara con sus labios, no se la vuelques en la boca. Introduce la cuchara plana. Esto facilitará su movibilidad bucal. Del mismo modo, no le quites con la cuchara la comida que se queda en las comisuras de la boca, deja que aprenda a sacar la lengua y hacerlo él mismo. Todo esto, junto con la masticación, ayudará a aumentar la movilidad de los músculos de la cara y la boca implicados en la alimentación, que son los mismos que los del lenguaje, favoreciendo este último.

¿Cuándo darle los alimentos?

Los bebés de 6 meses, con los que iniciamos la alimentación complementaria, ya podrán comer siguiendo un horario establecido de comidas, que de forma general, estará constituido por cinco comidas con un intervalo, entre las comidas principales, de 4 horas:

8:00: Leche.

10:30: Tentempié de media mañana; zumo de naranja o fruta.

12:30: Almuerzo; puré y lácteo.

16:30: Merienda: Puré de frutas, lácteo, cereales.

20:30: Cena: leche y cereales.

En poco tiempo dejará de tener que alimentarse durante la noche.

Bien, y hasta aquí todo lo que a mi me hubiera gustado que como mamá alguien me hubiese contado. Espero que te sea de utilidad y que disfrutes de esta nueva etapa en la vida de tu bebé.

Y recuerda; sigue las indicaciones de tu pediatra.

Para saber más 10 errores en la alimentación infantil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s