Para facilitar el sueño: Cuidemos el ambiente de sueño.

Una de las causas más simples por la que los niños no quieren ir a dormir está relacionada con el ambiente que le rodea mientras duerme: su dormitorio. El dormitorio de un niño debe ser un lugar agradable y seguro, que entienda como propio y se identifique con él. Para asegurarnos de que así sea veamos qué debemos tener en cuenta.

Decoración:

Si tiene la edad suficiente, el niño debe colaborar en la decoración de su habitación, va a ser su dormitorio ¿algo tendrá que decir?; cuadros, color, carteles, juguetes… Es importante que sea un sitio en donde estén sus cosas. El que su habitación esté a su gusto favorecerá que quiera pasar tiempo en ella y ahuyente posibles miedos.

Ventilación:

El dormitorio debe de estar bien ventilado, abrir diariamente la ventana durante 15 minutos será suficiente.

Temperatura:

Procure que la temperatura ronde los 20 ºC.

Iluminación:

La iluminación en el dormitorio puede ser muy importante. Sabemos que muchos niños pueden tener miedo a la oscuridad (Ver miedos infantiles). A ninguno nos agrada no poder ver lo que ocurre a nuestro alrededor cuando nos despertamos por la noche. Los adultos podemos pulsar un interruptor, lo tenemos junto a la cama, pero en los niños pequeños esto resulta mas complicado. Una buena solución será colocar una luz de bajo voltaje o un enchufe piloto con luz nocturna. Esta luz no molestará al sueño del niño pero si se despierta podrá ver lo que hay a su alrededor, a la vez que facilitará a los papás las revisiones durante la noche (¡ay, esos paseos nocturnos!) sin tener que encender ninguna otra luz.

También es recomendable acostar al niño utilizando una luz que no sea directa, como por ejemplo la luz del pasillo. Son muchos los autores que defienden la idea que esto evita que el pequeño relacione la luz con la compañía y la oscuridad con la soledad. Por lo tanto, al ir acostarlos encendemos la luz del pasillo que ilumina bien la habitación sin necesidad de encender la de la propia habitación. Al salir, dejaremos la luz piloto y la del pasillo, esto evitará que establezca esas asociaciones.

Ruidos:

El silencio suele ser un buen requisito para conciliar en sueño. Sin embargo, el silencio absoluto puede ser inquietante para el niño. Seguro que se sentirá más acompañado si escucha atenuadas las conversaciones de sus padres o el trasiego cotidiano del hogar.

Cuna/Cama:

Si el bebé está desde los pocos meses en su habitación utilizaremos una cuna, en donde estará protegido y seguro. Pero,  ¿cuando pasarlos a la cama? El paso lo haremos cuando veamos que la cuna ya le queda justa, está incómodo, o cuando resulte peligrosa porque intente saltarla, por lo que caería desde una altura considerable. Tampoco debemos de tener mayor prisa por sacarlos de la cuna, normalmente los 18-24 meses será un momento adecuado para hacerlo.

¿Y qué tipo de cama? Lo habitual es que los pasen a una cama normal individual. Sin embargo, resulta más conveniente que puedan dormir en una cama de niño, que se ajuste mejor a sus necesidades: adecuadas a su tamaño, con barreras integradas y muy bajas, evitando que se lastimen si se caen de ellas.

Muñecos:

Los muñecos son muy importantes para los niños y vitales para su desarrollo socioafectivo. Los niños que carecen de ellos los fabrican a partir de cualquier otro objeto, una botella, un trapo. Dormir con sus muñecos hará que se sientan reconfortados. Procura que sean blanditos y de pelo corto.

Hermanos ¿juntos o separados?:

Cuando los niños son pequeños les gusta dormir juntos, sin embargo, los padres toman estas decisiones atendiendo al espacio disponible: tengo 2 hijos y 2 habitaciones, pues pongo a cada uno en la suya. Pero los niños se sienten mucho más acompañados si duerme con su hermanito o hermanita y la otra habitación nos ofrece grandes posibilidades para usarla como cuarto de juegos, por ejemplo. Aún pasará algún tiempo hasta que busquen su propia intimidad, ese será el momento para que cada uno pueda tener su propia habitación.

Con todas estas consideraciones conseguiremos que su habitación sea un lugar agradable al que le guste ir y estar y que le proporcione la tranquilidad que necesita para conciliar el sueño.

Para saber más: ¿Cuantas horas debe dormir mi hijo? 

Anuncios

Un pensamiento en “Para facilitar el sueño: Cuidemos el ambiente de sueño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s