La evolución del dibujo en la primera infancia.

La evolución de los dibujos en los niños sigue un patrón similar, podemos decir que existen una serie de etapas en la evolución del gesto gráfico. Este desarrollo es el reflejo de la maduración de su sistema nervioso, que le permitirán aprender a controlar sus músculos y articulaciones, a prestar atención y a tener una concepción del mundo que quiere reflejar.
Sabemos que el desarrollo del niño sigue unas tendencias generales predecibles.
Recordemos que hay tres leyes muy simples que rigen el desarrollo motor:
  • Ley céfalo-caudal; se controlan antes las partes más próximas a la cabeza para ir trasladándose hacia los pies. Esto hace que los niños controlen antes la cabeza que el tronco y éste antes que las piernas. Aprenden a sujetar la cabeza (3 meses), posteriormente se sientan (6 meses) y finalmente andan (12 meses).
  • Ley próximo-distal; se controlan antes las partes más próximas al eje corporal que las más alejadas a éste. Así el niño controlará antes la articulación del hombro, luego la del codo y posteriormente la muñeca. Será interesantísimo descubrir como podemos seguir esta ley en los dibujos de los niños.
  • Ley general-específico: los movimiento generales, globales preceden a los más precisos y coordinados. El niño, primero ejecutará movimientos amplios antes de alcanzar aquellos más precisos.

La pinza digital, es decir, la capacidad para coger objetos con los dedos índice y pulgar no la adquirirá el niño hasta los 10-12 meses. Con anterioridad no puede coger un lápiz o cera aunque si podemos estimularles con otros materiales, como la pintura de dedos.

Sobre el año el bebe es capaz de coger una cera gruesa y blanda para realizar trazos en un papel. En ese momento puede ejercer control sobre la articulación del hombro, por lo que los trazos que observamos son puntitos fruto del golpeteo vertical que produce, utilizando el lápiz a modo de martillo, golpeando de arriba-abajo.

IMG_2302

Dibujo de un bebé de 15 meses

ETAPA DEL GARABATEO:
Sobre los 18 meses comienza la etapa del garabateo, cuando el niño muestra interés por dibujar. Esta etapa se prolongará hasta los 3 o 4 años.
A los 18 meses ya puede controlar la articulación del codo y sus trazos son longitudinales, a medida que se aproxime a los 2 años la muñeca empezará a girar, pudiendo apreciar los trazos circulares.
En un inicio el garabateo es descontrolado, es el movimiento por el movimiento, sin ninguna finalidad representativa. Formado por trazos largos longitudinales y circulares sin ningún control visual por parte del niño, a veces incluso mira hacia otro lado.
IMG_2301
A los 24 meses, el niño descubre la conexión entre sus movimientos y el trazo realizado, comienza el garabateo controlado, después de haber seguido la mano, el ojo empieza a guiarla. Le gusta emplear colores y rellenar toda la hoja.

IMG_2320

El paso de gigante es la actitud del niño, hacia un trazo realizado, con la posibilidad de entrenarse en la realización de figuras cerradas.

IMG_2307

Hacia los 3-4 años se produce el garabateo con nombre, el niño empieza a conectar sus movimientos con el mundo que le rodea y le dará nombre a sus garabatos.

IMG_2317

Pero esta etapa pasará por varios momentos:

  1. En un primer momento nombrará después de haber terminado el dibujo. La verbalización resalta sobre el grafismo y no se da semejanza entre la representación y el objeto representado.
  2. Posteriormente la verbalización se une al grafismo y aparecen semejanzas.
  3. En la última fase el grafismo manda en el lenguaje. El niño enuncia previamente lo que va a dibujar. En este momento se produce el enlace con la etapa siguiente.

ETAPA PREESQUEMÁTICA

Etapa preesquemática el niño realiza intencionadamente formas reconocibles, aunque resulta un tanto difícil saber qué representan en realidad.

El primer símbolo logrado es el hombre, la figura humana constituida por una combinación de trazos dominados, un círculo y unos trazos radiales que representan las extremidades, “el monigote primitivo”o “renacuajo”.

Hacia los 5 años ya se pueden observan personas, casas, árboles… y a los 6 las figuras han evolucionado hasta constituir dibujos distinguibles y con una temática.

Al final de la primera infancia aparece la línea tierra o línea base, sobre la que se van a situar los elementos del dibujo. Más tarde se incoporará la línea cielo y la estructuración temporal del dibujo.