Para facilitar el sueño: Cuidemos el ambiente de sueño.

Una de las causas más simples por la que los niños no quieren ir a dormir está relacionada con el ambiente que le rodea mientras duerme: su dormitorio. El dormitorio de un niño debe ser un lugar agradable y seguro, que entienda como propio y se identifique con él. Para asegurarnos de que así sea veamos qué debemos tener en cuenta. Sigue leyendo

Anuncios